Se hace necesaria la puesta en marcha de unos procesos de adaptación y complementación de los conocimientos de las personas a las exigencias del puesto que va a desempeñar, es decir, un proceso de formación.

Incluso en el supuesto de disponer de la persona cuya cualificación se ajuste a la exigida, los numerosos cambios – técnicos, económicos, legales, sociales, etc- pueden afectar a su capacidad para enfrentarse a las nuevas situaciones a las que deberán hacer frente los candidatos o trabajadores en cada empresa en la actualidad.

Por tanto, la formación es imprescindible para mantener la capacidad competitiva de los trabajadores y sus niveles de eficacia, en resumen, aumentar su rendimiento para así ser más atractiva su contratación y estabilidad en el empleo, pues a mayor formación, mejor eficacia y eficiencia empresarial y, en consecuencia, de los resultados empresariales.

Objetivos

  • Potenciar la relación humana y determinar una serie de pautas comunes de acción.
  • Instrumentalizar el sistema de perfeccionamiento de los distintos niveles profesionales, con el fin de adaptarlo a las actuales necesidades.
  • Desarrollar potenciales facultades, aptitudes y características personales de los alumnos/candidatos/trabajadores.
  • Apoyar técnicamente a los trabajadores en su promoción interna en las empresas.
  • Desarrollar sistemas específicos de motivación dirigidos a estimular la productividad general del personal de la empresa usuaria.
  • Establecer un canal efectivo de comunicación en el seno de la empresa usuaria.
  • Homogeneizar las pautas de comportamiento y actuación profesional dotando a todos de la necesaria cultura común.

En definitiva, entendemos la formación como un proceso dinámico, al que no puede ni debe asignársele objetivos generalistas, sino cuestiones específicas, si se quiere hacer de la misma una inversión rentable para la empresa usuaria y los trabajadores puestos a disposición.

Ventajas de la formación para los trabajadores

  • Mejorando sus posibilidades de encontrar empleo o, una vez conseguido, a promocionar o a cambiar a puestos más atractivos.
  • Aumenta su seguridad en el empleo, por cuanto la empresa usuaria, tratará de mantener en plantilla a los empleados mejor formados.
  • Reduce el número de accidentes laborales.
  • Aumenta su satisfacción laboral.

Ventajas de la formación para la empresa

  • Aumento de la productividad.
  • Mejora dela calidad de sus servicios.
  • Mayor facilidad para introducir cambios en la empresa, ya sea la incorporación de nuevas tecnologías o la modificación de métodos de gestión.
  • Reducción del tiempo de realización del trabajo.
  • Reducción del absentismo laboral y la rotación voluntaria.
  • Mayor flexibilidad y capacidad de adaptación de la fuerza laboral.
  • Incremento del compromiso del personal con la empresa.

Para que la formación proporcione los beneficios anteriormente expuestos, se deben conocer de primera mano las necesidades de las empresas usuarias, por lo que apostamos por la especialización en sectores empresariales. Los cursos se adecuarán en función de la estrategia corporativa, las políticas de recursos humanos de la empresa y la relevancia para el rol del empleado, sirviendo como medios de promoción profesional, personal y social.

Nuestro foco formativo se centra, principalmente, en las áreas Comercial/Marketing, Contact Center, Administración e IT.

Anuncios